·

·

El nuevo objetivo de los hackers maliciosos es el millonario negocio de los videojuegos

Por JAT Consulting el 6 Octubre, 2016 Sin Comentarios

Los cibercriminales ahora roban cuentas de los gamers con todos sus juegos. Pero lo más valioso son los productos ganados en años o los comprados por mucho dinero. La industria de los videojuegos es un creciente negocio que ya mueve alrededor de $60.000 millones de dolares anuales en la mayor parte de todo el mundo. Pero esta gran popularidad, sobre todo entre los más jóvenes, también trae aparejado el interés de los cibercriminales.

La más reciente amenaza para los “gamers” se llama Steam Stealer, un código malicioso que usan los hackers maliciosos y que afecta a la plataforma Steam, una especie de Netflix de los videojuegos, donde los jugadores pueden comprar diferentes títulos (cuenta con más de 7000) para disfrutarlos desde cualquier computadora.

En esa plataforma también se compran “ítems” que dan más poderes en el juego. Por ejemplo, hay cuchillos que valen $400 o un rifle para “Call of Duty” que cuesta $1200.

“Es una locura ver cómo pueden pagar tanto dinero por articulos virtuales, pero tener estos tipos de articulos le da estatus al gamer dentro de la comunidad” dice Santiago Pontiroli, analista de ciberseguridad de Kaspersky Lab.

Steam tiene 140 millones de usuarios activos en el mundo, mientras que Steam Stealer se propaga a través de software maliciosos que simulan ser chats para comunicarse con otros gamers o a través de sitios web que simulan ser lo que no son (phishing).

Los hackers maliciosos roban las cuentas de las víctimas con todos los juegos que esta tiene. Pero lo más valioso para los cibercriminales son los productos que el gamer ha ganado después de jugar por varios años o que lo consiguieron al comprarlos invirtiendo mucho dinero.

Según Pontiroli, hay varias tiendas virtuales de cibercrimen muy organizada y efectiva, donde en promedio se venden las cuentas robadas en $15 y en grandes lotes.

“Otro grupo de cibercriminales las compra al por mayor y vende separadamente los juegos y los ítems valiosos. Todos sacan su tajada”, manifestó.

Inclusive el nivel de organización es tal que se venden kits de hackeo por $35 y que permiten que un ciberdelincuente sin muchos conocimientos de informática capture cuentas de Steam para venderlas en los foros underground de hackers maliciosos.

Steam reconoció que 77.000 cuentas son hackeadas cada mes y de ahí ideó una serie de medidas para que esto no siga sucediendo, y una de ellas es la autenticación de doble factor que, además de pedir el password, envía un código al celular cuando uno quiere comprar o vender algo.

Pero estas no son las únicas amenazas por las que se enfrentan los Gamers. Este año el fenómeno de Pokémon Go atrajo la atención de millones de usuarios y de ciberdelincuentes vieron ahí una mina de oro.

“Uno de las últimos engaños es una aplicación que promete darle al usuario pokemonedas. Esto infectaba el dispositivo con un ransomware, un código malicioso que encripta los datos o el dispositivo del usuario dejándolos inaccesibles para que los hackers maliciosos cobren un rescate por desencriptarlos”, aclara Pontiroli.

Según el especialista, uno de los grandes problemas es que los jugadores “quieren lograr en pocas horas lo que normalmente a uno le tomaría meses o años, y por eso descargan programas que les ofrecen realizar algun tipo de trampa u obtener ítems gratis. Ahí es donde se infectan y les roban datos”.

¿Te ha gustado este artículo? Te invitamos a comentar y compartirlo con tus amigos.

¿Quieres más artículos interesantes como este? Puede suscribirte en el formulario que se encuentra en la parte de abajo para recibir en tu correo artículos, noticias y muchas cosas mas, también puedes visitar el Blog de JAT Consulting para ver más artículos interesantes del mundo tecnológico, también puede visitarnos y seguirnos en Facebook, Twitter y Google+.

El nuevo objetivo de los hackers maliciosos es el millonario negocio de los videojuegos

Posts Relacionados

Echa un vistazo a estos posts

Unirse a la conversación