·

·

¿Quieres elegir un disco duro? Te decimos todo lo que tienes que saber

Por JAT Consulting el 6 Marzo, 2019 Sin Comentarios

En tiempos de archivos digitales en video e imagen, contar con un buen disco duro para respaldar o transportar tu información más valiosa es fundamental, pero no cualquier hard drive funciona para todas las necesidades, además de que puedes terminar pagando de más por funciones que no requieres.

Aunque ya tenemos la nube que almacena muchas de nuestra información e innumerables servicios que reproducen archivos sin necesidad de siquiera descargarlos, contar con un respaldo físico te puede salvar de un crash informático, además de que te da la oportunidad de acceder inmediatamente a tus documentos aunque se caiga el Internet o colapsen todos los servidores habidos y por haber.

Por eso, hasta nuevo aviso, sigue siendo MUY recomendable tener un buen disco duro que te dé seguridad y cubra adecuadamente tus necesidades de almacenamiento. Ahora, no todos sirven para cualquier cosa, y si te descuidas tantito, puedes terminar pagando de más por algo que la final ni siquiera requieres.

Una de las primeras decisiones que tienes que tomar a la hora de elegir un disco duro es qué tipo se ajusta mejor a tus necesidades y presupuesto. Básicamente existen dos tipos de almacenamiento: el tradicional disco duro y las unidades de estado sólido o SSD.

Por un lado tienes el tipo HDD (Hard Drive Disk, también conocido como disco duro mecánico). Estas unidades tienen partes mecánicas en su interior y se componen de un conjunto de varios discos magnéticos que giran a gran velocidad sobre el mismo eje, donde los cabezales de lectura y escritura leen o graban los datos magnetizando la superficie. Su punto fuerte es que proporciona una gran capacidad de almacenamiento por un precio muy asequible.

todo lo que tienes que saber

Este tipo de unidades está especialmente indicado para almacenar grandes cantidades de datos o archivos de gran tamaño manteniendo un precio muy ajustado. También son perfectos como disco secundario donde almacenar los archivos del usuario.

El otro tipo de unidad que puedes elegir es SSD (Solid State Drive) o disco duro de estado sólido. En este caso, los datos se almacenan en memorias flash conectadas entre sí y un chip controlador que es el encargado de llevar a cabo las labores de escritura y lectura.

En este tipo de almacenamiento los datos de almacenan en celdas de memoria en las que se escribe la información mediante impulsos eléctricos. Al no existir piezas mecánicas, la latencia (tiempo que pasa entre una petición de información y la respuesta a esa petición) es prácticamente nula, por lo que la respuesta de este tipo de almacenamiento es instantáneo.

En relación a los HDD, los SSD tienen la ventaja de que consumen menos energía, tardan menos tiempo en arrancar, son más silenciosos, proporcionan una mayor velocidad de transferencia de datos y su vida útil es mayor. Como contrapartida, los SSD ofrecen una capacidad de almacenamiento menor (hasta 4 TB generalmente) y resultan bastantes más caros que las unidades HDD.

Capacidad de almacenamiento

La capacidad es otra de las características importantes que debes tener muy en cuenta a la hora de comprar un disco duro. Dependiendo de tus necesidades de capacidad de almacenamiento, el uso que le vayas a dar y tu presupuesto, te interesará más escoger un disco HDD o un SDD.

almacenamiento disco ssd

Los HDD te ofrecen mayor capacidad a un precio más económico. Tienes a tu disposición modelos de entre 500 GB y 12 TB, y el coste va incrementándose a medida que crece el almacenamiento. Por ejemplo, en Amazon puedes encontrar discos duros de 1 TB por poco más de 40 dólares, de 2 TB por algo más de 60 dólares, de 4 TB por menos de 100 dólares, de 6 TB por unos 130 dólares, de 8 TB por unos 144 dólares, de 10 TB por 228 dólares y de 12 TB por unos 320 dólares.

Las unidades de estado sólido te ofrecen una capacidad menor y son más caros, a pesar de que durante los últimos años han bajado considerablemente de precio. Esta diferencia del precio por gigabyte convierte a las unidades en unas excelentes candidatas para instalar el sistema operativo y los programas que uses en ellas, ya que ocupan menos espacio, mientras que los HDD se usan como soporte secundario en los que almacenar tus fotos, vídeos y archivos.

Aunque ya se han presentado unidades de 100 TB a nivel empresarial, a nivel de consumidor los encontrarás de hasta 4 TB, aunque estas capacidades todavía tienen un precio prohibitivo. Puedes comprar unidades SSD de 120 GB por menos de 28 dólares, de 240 GB por unos 40 dólares, de 500 GB por unos 75 dólares, de 1 TB de capacidad por 150 dólares y de 4 TB por unos 400 dólares.

Velocidad

Al comprar un disco duro, fíjate en la velocidad de lectura y escritura. Esta es una de las características más importantes en la que te tienes que fijar, ya que de ella dependerá el tiempo que tardará la unidad en guardar los archivos y acceder a ellos. No todos los modelos ofrecen la misma velocidad de lectura y escritura y, en muchas ocasiones, detrás de ese dato se encuentra el motivo de la diferencia de precio entre dos unidades de almacenamiento aparentemente iguales.

HDD-SSD-todo lo que tienes que saber

En caso de que vayas a utilizar la unidad para instalar el sistema operativo, es recomendable que elijas un modelo con una velocidad de 7200 rpm o superior ya que necesitarás mayor velocidad para agilizar la ejecución de programas. Si lo vas a emplear como disco duro secundario, para almacenar datos e incluso como unidad de copia de seguridad, puedes hacerte con uno más lento de 5400 rpm ya que para el almacenaje de datos no necesitas que sea tan rápido.

Memoria caché o buffer

Otra característica a tener en cuenta es la memoria caché o buffer del almacenamiento de la unidad. Este parámetro establece el espacio que la unidad usa para almacenar los archivos a los que accedes con más frecuencia para tener un acceso inmediato a ellos, o también pueden usarlo en forma de “sala de espera” en el que se guardan los datos que le está enviando el procesador mientras los cabezales de lectura y escritura escriben o leen información.

disco ssd

Existe una tercera variante de almacenamiento llamada SSHD (Solid-State Hybrid Drive) que consiste en un disco HDD tradicional, al que se le ha integrado un pequeño SSD a modo de memoria caché. Como puedes imaginar, al integrar esta parte electrónica su velocidad de lectura y escritura se agiliza con respecto a los HDD tradicionales, aunque este espacio de memoria caché no está accesible para el usuario, ni se puede controlar qué archivos se guardan en la parte del SSD o del HDD.

¿Te ha gustado este artículo? Te invitamos a comentar y compartirlo con tus amigos

Puedes visitar el Blog de JAT Consulting para ver más artículos interesantes del mundo tecnológico, también puede seguirnos en FacebookTwitter, Google+Instagram y Pinterest.

¿Quieres elegir un disco duro? Te decimos todo lo que tienes que saber

Posts Relacionados

Echa un vistazo a estos posts

Unirse a la conversación